lunes, 20 de octubre de 2008

Se acabó el monopolio

La forma de interpretar el título contundente con el que deseamos empezar esta información, para algunos quizá con razón demasiado optimista, de seguro que ya se ha adivinado en la mente de los lectores: "Se acabó el monopolio".

¿A qué clase de monopolio puedo referirme sino al denominado "energético", es decir, el que detenta actualmente su enorme poder condicionado a la necesidad de supervivencia que tienen gran parte de los seres humanos?

En efecto; el monopolio, el mayor monopolio económico que existe de las energías del planeta, es desde hace mucho tiempo, el negocio de los negocios mejor blindado y mejor protegido contra cualquier "peligrosa" competencia que pueda llegar a desplazarlo.

Es importante decir que no estamos contra un monopolio por ser monopolio; tenemos que reconocer que este sistema de control no nos molestaría tanto si el mismo estuviese basado, por ej. en la utilización protegida y sin ánimo de lucro de fuentes limpias y renovadoras para el medio ambiente. Sin embargo la triste realidad nos muestra radicalmente todo lo contrario.

Hemos puesto énfasis en el doble sentido de la palabra peligrosa; y es que la competencia que mencionamos como alternativa viable, que siempre está presta a mejorar los efectos nocivos de las cosas porque es ingeniada por mentes cada vez más instruidas, aun siendo honrada e incluso necesaria en sus planteamientos, se alza paradógicamente como el verdadero peligro para acabar con este monopolio, y eso, como decimos, aunque fuese ese siguiente relevo de energía, un bien para la humanidad.

Aquí está lo realmente demencial: por una parte la humanidad es víctima inocente de los efectos nocivos de este secuestro legal de la exclusividad energética basada principalmente en la quema gigantesca de combustibles fósiles; y por otra, esta misma humanidad es anestesiada y amordazada para que no pueda subsanar el inmenso daño producido por el abuso desmesurado contra la salud del mundo por parte del que llamaremos a partir de ahora, a secas, el monopolio. De esta manera, el negocio del monopolio, lesiona y destruye por partida doble: impone un veneno para "curar" las deficiencias de la vida de los pueblos y destruye después esta misma vida, es decir, su sistema inmunológico, impidiendo mediante el chantaje y la exthorsión, que se defienda con soluciones, e intentándonos convencer de que "no hay otra medicina alternativa más que la suya" para poder así expandir mejor todavía, sin oposición alguna, su falso sentido del progreso en la civilización.

El título de cabecera ¿Es entonces una expresión usada para decir que este ferreo monopolio ha llegado a su fin? ¿O bien es solo una frase afirmativa para resaltar el principio de su declive? Curiosamente, y aunque ninguna petrolera o estado del mundo ha reconocido jamás que alguna vez haya presionado a alguien para que se suprimiera cualquier tipo de energías alternativas al petróleo, este dicho es aceptado por la inmensa mayoría de las personas como una verdad incuestionable.

No se puede impedir eternamente la solución de los problemas, y más si cabe cuando es tan angustioso y terrible para el mundo como es la amenaza que nos aqueja ahora. La irrupción que ha supuesto Internet para la difusión e intercambio rápido de informaciones relacionadas con nuevas formas de obtener energía renovable y no contaminante, ha hecho que trabajos generosos y altruistas que han tardado incluso toda una vida en confeccionarse, se descargen ahora en un soporte digital en segundos y en cualquier parte de la tierra, y además casi siempre, fuera del control del monopolio. Esto ha hecho que en muchos paises existan ya personas que implantan en sus hogares, en sus vehículos o en sus trabajos, medios energéticos limpios y perfectamente susceptibles de ser difundidos a otros seres humanos sin ánimo de lucro.

El fin del monopolio vendrá tarde o temprano; si la frase del título no ha repercutido aun en la mayoría de las personas, ahora ya para otras (las primeras) es toda una realidad. Por eso el fin del monopolio es la consecuencia inexorable del verdadero progreso humano.

Un cordial saludo para todos y en especial para Juan Luis de "Energía gratuita para todos"

Manuel Peregrino

1 comentario:

jmcm dijo...

Me encanta como lo planteas, llevo en esto toda mi vida, no consegui mucho por falta de medios y dinero que valen las cosas necesarias, siempre lo supe es una combinacion cinetico gravitacional imanacion repelente generador etc... no lo confirme hasta tener internet, por que desde pequeño preguntaba y nadie me entendia el concepto, lo presente en 7º con dos motores de 1,5 voltios, claro no funciono no tenia ni idea de electronica y algunos conocimientos basicos que ahora si,sigo en ello aunque bloqueao tiempo, medios, espacio y demas.
El video del volante cinetico me flipa es la reostia, recuerdo que es una copia mejorada de una peonza grande que se vendia como jugete en los 60, tenia una cuerda de vastago telescopica que la inpulsaba cineticamente y duraba dando vueltas sin fin mucho rato, se prohibio su venta y no se volvio ha ver creo que fue para ocultar el concepto, pero la idea es hoy por hoy imparable, mi idea surjio de la carencia para mantener mi tren de cuerda en movimiento despues de que se rompian los mecanismos de impulso, siempre di vueltas al tema que volvi a retomar hace 10 años. Cuando empece tenia 8 años pero esta puta sociedad me cohibio y freno la idea rechazandome cada vez que la manifestaba y mas con gente ilustrada por que tienen el celebro labado ya sabes la patraña de la entropia y la termomentira que solo es en determinadas condiciones,mi pensamiento primero sobre el tema aunque lo he variado ó evolucionado, fue innato me vino de no se donde por que yo entonces era todabia muy pequeño.
Te felicito por la dibulgacion.
Jose Maria Cordero.
Saludos.